Google+ Followers

domingo, 7 de diciembre de 2014

Mis armas sin las palabras

Hay montones de personas en mi boli, en mis folios, en el teclado que ahora toco. Hay personas reales, inventadas, soñadas, transformadas. Hay cientos de sensaciones con ellas y con el voleteo de las historias y relatos, de las líneas empáticas y los cuentos distraídos de este invento de dar vida a los renglones que escribo.
Muchas cosas hay que nunca te dije, muchas que nunca diré... muchas que siempre soñaré por gusto.
Existen noches de tus relatos, madrugadas de la despensa de tus creaciones, sus delirios y mis encantos encarecidos.
Suelo ser torpe para expresarme en voz alta y relativamente complicada a veces, para concretar lo que de verás quiero decir.
Tiendo a surfear por los silencios descompuestos, me mareo en las locuras, mientras planeo planeando un plan para un suspiro y cazo un soñador que me deja en órbita al otro lado del universo.
Vendo la inquietud barata, me sobra porque no controlo mis armas sin las palabras.




No hay comentarios:

Publicar un comentario